Los Miedos y su Cura

Por más que la decisión de renunciar la tomé con mucha seguridad, aparecieron miedos. Sentí q no tenía piso, que habían cosas q no podía controlar, nervios y mucha ansiedad.

Ansiedad de vivir lo q de viene… de saber si las cosas se iban a dar cómo yo pensaba o aparecerían obstáculos no previstos q me retrasarían o impedirían poder viajar cuanto quiero y disfrutar de la libertad y tiempos para mi.

El último día en la oficina, del trabajo donde estuve más de 11 años, fue muy raro, creo que debí gritar o tirar piedras al mar porque no cabía en mí.

Sentía nervios y sentimientos encontrados de dejar de ver compañeros y la alegría de q era un final feliz donde se cierra de buena manera un ciclo importante de mi vida. Pero nunca sentí arrepentimiento, ni por un segundo.

Y aparecieron así mimos al alma q me ayudaron a bajar la ansiedad… claves!

El remedio más efectivo para las situaciones complejas, cuando se alteran los nervios o simplemente la vida te da un sacudón y necesitas que pare de girar la tierra un ratito. 

Se dió la magia. Aparecieron los abrazos. Abrazos de amig@s incondicionales q te apoyan y dan empuje para cualquier decisión.

Que bonito es tener amigas de buen  corazón, que en lugar de cuestionar o celar, de aportan seguridad y buenas energías para el nuevo camino. Recibí mu hos abrazos desde q renuncié hasta q emprendí viaje a tierras lejanas.

Tuve lindas despedidas, más de las q esperaba y eso está muy bien, por q todo cambio es motivo de celebración y compartir.

Y recibí más abrazos! ♡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *