Cómo cambiar el pasado?

A lo largo de la vida acumulamos tantas vivencias que al querer recordar todas nos tomaría otra vida! Sin embargo, hay ciertos sucesos que vuelven a nuestra mente una y otra vez.

Sucesos que aún nos generan emociones negativas o un “bitter-sweet” de algo que nos cuesta soltar y aún le dedicamos bastante energía.

Cómo le quitamos poder?

Cómo quitarle poder a lo que nos afecta y hace sentir tristes? Pues cambiando el pasado.

Me refiero a que lo sucedido ya no sea igual. Aquello que atravesamos que juzgamos de cierta manera, se transforma en una experiencia más de esta vida. La vida nos enfrenta a situaciones con las que podemos lidiar y suceden para enseñarnos y acompañarnos en el camino de la conciencia.

Para ello necesitamos recapitular lo sucedido. Vamos a vivirlo de nuevo.

Negarlo o evadirlo no hará que desaparezca.

Al observarlo tenemos el poder de cambiar esa influencia que tiene sobre nosotros que nos hace sentir apego y emociones que no necesitamos. Buscamos tener una perspectiva mayor, casi siendo testigos neutrales de lo que pasó, para poder entender, rescatar las enseñanzas y ser muy compasivos con nosotros mismos.

Al juzgarnos nos cargamos la mochila y debemos tener presente que hemos dado lo mejor de nosotros, frente a las condiciones de aquel momento, y que forma parte de nuestras vivencias, estará allí, pero hoy lo veremos con ojos conscientes de que aquello no nos define ni debe estar en nuestro presente.

Cuando podemos mirar hacia atrás y que esas mismas experiencias ya no nos causen dolor o llanto, significa que hemos elevado nuestra conciencia, y que nuestra energía está más presente en el aquí y ahora.

Para traer nuestra energía al presente utilizamos Mindfulness. Al practicar Mindfulness nos abrimos a recibir el momento presente, con los placentero o doloroso, tal cual se presenta, sin a aferrarse o rechazarlo.

¿Es cierto que si no recordamos nuestro pasado ó no aprendemos una lección estamos condenados a repetirla?

3 comentarios en “Cómo cambiar el pasado?”

  1. Cierto, cuando no se enfrenta y cierra un acontecimiento pasado, sigue como una espina o esperanza ,con ganas de corregirlo y no sentirse culpable de los resultados.

    1. Exacto. Está ahí. Hay que darle una miradita y atenderlo para poder soltar culpas o pesos que nos anclan a un pasado que ya no existe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *